www.juezyverdugo.es --- contacto@juezyverdugo.es

 

Distopia.
>>>> La bibliotecaria

NUBE DE

ETIQUETAS

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

18-Septiembre-2021

Una distopía o antiutopía es una sociedad ficticia indeseable en sí misma. El término, procedente del griego, fue creado como antónimo directo de utopía, término que a su vez fue acuñado por santo Tomás Moro y figura como el título de su obra más conocida, publicada en 1516, donde describe un modelo para una sociedad ideal con niveles mínimos de crimen, violencia y pobreza. Las distopías a menudo se caracterizan por la deshumanización, los gobiernos tiránicos, los desastres ambientales u otras características asociadas con un declive cataclísmico en la sociedad. Las sociedades distópicas aparecen en muchas obras de ficción y representaciones artísticas, particularmente en historias ambientadas en el futuro. Algunos de los ejemplos más famosos son 1984 de George Orwell, Un mundo feliz de Aldous Huxley y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Las sociedades distópicas aparecen en muchos subgéneros de ficción y a menudo se utilizan para llamar la atención sobre la sociedad, el medio ambiente, la política y la economía, religión, psicología, ética, ciencia o tecnología.

Algunos autores usan el término para referirse a sociedades existentes, muchas de las cuales son o han sido estados totalitarios o sociedades en un estado avanzado de colapso. Algunos estudiosos, como Gregory Claeys y Lyman Tower Sargent, hacen ciertas distinciones entre sinónimos típicos de distopías. Por ejemplo, Claeys y Sargent definen las distopías literarias como sociedades imaginadas como sustancialmente peores que la sociedad en la que escribe el autor, mientras que las antiutopías funcionan como críticas a los intentos de implementar varios conceptos de utopía.

En su Dystopia: A Natural History (Oxford University Press, 2017), Claeys ofrece un enfoque más matizado e histórico de estas definiciones. Aquí la tradición se remonta desde las primeras reacciones a la Revolución francesa. Se destaca su carácter comúnmente anticolectivista y también se traza la adición de otros temas (los peligros de la ciencia y la tecnología, la desigualdad social, la dictadura corporativa o la guerra nuclear).

Extracto de la pelicula 1984. Distopía o cacotopía son términos antónimos de eutopía, significando una «utopía negativa», donde la realidad transcurre en términos antitéticos a los de una sociedad ideal, representando una sociedad hipotética indeseable.

Se atribuye la primera utilización del término "distopía" que existe documentada a John Stuart Mill, en un discurso de una intervención parlamentaria en 1868. Si bien el término distopía estuvo relegado del Diccionario de la Real Academia Española fue añadido por uno de sus académicos quién describe la distopía como:

«(...) representación imaginaria de una sociedad futura con características negativas que son las causantes de alienación moral». José María Merino.

Consensualmente, se tiene a las obras: Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury como la trilogía fundacional del género distópico. Si bien existieron obras catalogadas como distópicas con anterioridad, se podría deducir claramente que el inicio de dicho género literario empezó con la obra Nosotros del escritor ruso Zamiatin (1924) cuyo libro pudo haber inspirado fuertemente a los tres célebres escritores antes citados. Y hay quienes señalan Eugenia de Eduardo Urzaiz Rodríguez, como un precursor de las novelas distopicas. La película Metrópolis basada en una novela del mismo nombre de Thea von Harbou de 1926 también se puede señalar como una obra embrionaria y cinematográfica del género distópico. La separación de los términos de utopía y distopía sucede entre los siglos XVIII y XX, con uno de los elementos que caracteriza a la distopía: el ataque a los defectos de la sociedad. En 1726, Jonathan Swift escribe una novela en una mezcla utópica de sátira y parodia a la sociedad llamada Los viajes de Gulliver, utilizando recursos narrativos de la novela de viajes. En 1741, Ludvig Holberg en su Viaje al mundo subterráneo introduciría a un viajero al centro de la tierra, con un planeta con su centro hueco, que sería utilizado posteriormente por múltiples escritores.

La distopía de El jardín de las delicias realizada por el pintor El Bosco.

Para retratar los males de una sociedad ficticia, las distopías se caracterizan por poseer una naturaleza real: ya que tienen un fundamento real para reflejar su trama asi como poseer una naturaleza irreal: utópica para describir estados sociales y/o políticos ilusorios e imaginados.

La mayor parte de las distopías describen sociedades que son consecuencia de tendencias sociales actuales y que llevan a situaciones totalmente indeseables. Surgen como obras de advertencia, o como sátiras, que muestran las tendencias actuales extrapoladas en finales apocalípticos. Las distopías guardan mucha relación con la época y el contexto socio-político en que se conciben. Por ejemplo, algunas distopías de la primera mitad del siglo XX o a mediados de siglo advertían de los peligros del socialismo de Estado, de la mediocridad generalizada, del control social, de la evolución de las democracias liberales hacia sociedades totalitarias, del consumismo y el aislamiento. Ejemplos de ello son: Nosotros de Yevgueni Zamiatin, Señor del mundo de Robert Hugh Benson, 1984 de George Orwell, Mercaderes del espacio de Frederik Pohl y Cyril M. Kornbluth, Un mundo feliz de Aldous Huxley y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury.

Otras más recientes son obras de ciencia ficción ambientadas en un futuro cercano y etiquetadas como ciberpunk, que utilizan una ambientación distópica en que el mundo se encuentra coercitivamente dominado por las grandes transnacionales capitalistas con altos grados de sofisticación tecnológica y carácter represivo. Un ejemplo de este tipo de novelas es Snow Crash (1992) de Neal Stephenson, Traición (2005) del autor estadounidense Scott Westerfeld o La chica mecánica (2009) del escritor Paolo Bacigalupi. Dentro de la ficción española, tiene ambiente retrofuturista y distópico La ciudad del Gran Rey de Oscar Esquivias. Otras distopías son presentadas como utopías en su visión superficial, pero a medida que los personajes se adentran en la misma descubren que el aparente mundo utópico mantiene ocultas características propias de las distopías que resultan indispensables para su funcionamiento. Estas distopías suelen estar pensadas para advertir sobre los riesgos de la manipulación mediática o política.

El Gran Hermano te vigila, de 1984.

Las distopías políticas como 1984 de George Orwell, publicada en 1949, versan sobre los peligros del totalitarismo, ésta en particular ponía su énfasis en el régimen de Stalin, narrando sobre un único Big Brother que todo lo ve, pero si bien no se publicó con la intención de que fuese catalogado como ciencia ficción, terminó siendo un clásico del género. En esta subdivisión también se puede agregar Nosotros de Yevgueni Zamiatin, publicada en 1921, novela que critica claramente el régimen soviético y se cree que además puede hacer referencia al fascismo de Mussolini. Opuesto a ello se encuentra Los desposeídos de Ursula K. Le Guin, publicada en 1974, que describe un mundo anarquista llamado Anarres en oposición al mundo capitalista de Urras. Es preciso señalar que, contrariamente a como se afirma en varios ámbitos, la distopía no es una predicción política, sino una sátira del presente. El control social puede verse en La fe de nuestros padres de Philip K. Dick, una historia corta publicada en 1967, en la que se describen drogas alucinógenas diluidas en el agua para mantener a los ciudadanos bajo el dominio extraterrestre. El conocimiento de los individuos en las distopías puede ser mediante espionaje o por medio de un control tan riguroso que el Estado lo controla mediante el sistema. Los espías son predominantes en 1984, con telepantallas que dan los comunicados y además, transmiten hasta el más mínimo detalle de los hogares. En Nosotros en cambio, los edificios son transparentes, los números se convierten en una regla social y canon de belleza, lo asimétrico será feo y los sueños serán considerados una enfermedad. Así, se les otorga a los ciudadanos un horario para cumplir, incluyendo para mantener relaciones sexuales.

Un mundo feliz de Aldous Huxley, publicado en 1932, describe un mundo de castas en función de la genética y trata el tema de la eugenesia en profundidad. Así trata temas como la manipulación de embriones para crear una sociedad conformista. La pianola de Kurt Vonnegut, publicada en 1952, relata la automatización de la sociedad, donde los ingenieros han sido elevados al nivel más alto de la misma, y los hombres han quedado rezagados por las máquinas. Steins;Gate de 5pb., es un manga basado en un videojuego que narra la historia de un grupo de amigos que logran crear una máquina capaz de enviar mensajes al pasado, los cuales terminan siendo perseguidos por una organización (SERN basados en CERN, la Organización Europea para la Investigación Nuclear, una organización de investigación europea que opera el laboratorio de física de partículas más grande del mundo) que pretende apoderarse de la máquina del tiempo. No pasa mucho tiempo antes de que se enteren de que el futuro está regido por SERN, que gobierna una distopía en la que los humanos son esclavizados. La serie de televisión británica Black Mirror advierte sobre los efectos indeseados que la tecnología puede generar en la vida humana en un futuro cercano tomando como base la forma en que los usuarios interactúan con los dispositivos tecnológicos actuales. El género distópico se ve reflejado claramente en cada uno de sus capítulos, que no guardan relación de continuidad entre sí.

Aldous Leonard Huxley fue un escritor y filósofo británico que emigró a los Estados Unidos. Miembro de una reconocida familia de intelectuales, es conocido por sus novelas y ensayos, pero publicó también relatos cortos, poesías, libros de viajes y guiones.

Mercaderes del espacio (1953) y su continuación, La guerra de los mercaderes, de Frederik Pohl y Cyril Kornbluth describen un mundo absurdo dominado por las corporaciones y sus publicidades. O Limbo de Bernard Wolfe, publicada en 1952 como reflejo de la Guerra Fría.

También existen distopías de corte feminista o liberador, como El cuento de la criada de Margaret Atwood, publicado en 1985, tratando una sociedad bajo un régimen teocrático y conservador, con la mujer teniendo como único valor sus ovarios y siendo relegada a un segundo plano. O Lengua materna y La rosa de Judas de Suzette Haden Elgin teniendo la lingüística un papel muy importante. Aun anterior a éstas es Swastika Night de Katharine Burdekin, publicada en 1937 bajo el seudónimo de Murray Constantine, con un fascismo predominante donde Hitler es venerado como un dios, los judíos han sido erradicados y los japoneses son la única potencia restante. Pero por sobre todo prevalece un culto a la masculinidad y la marginación femenina, ha sido uno de los libros "pioneros en crítica feminista".

Las catástrofes ecológicas pueden ser presentadas como parte de la trama o como un elemento central, y es una de las subdivisiones más utilizadas de las distopías. Como elemento central se encuentra en títulos como Más verde de lo que creéis de Ward Moore, o La muerte de la hierba de John Christopher. En Todos sobre Zanzibar de John Brunner, publicado en 1968, enfrenta la contaminación y la superpoblación es tal que las personas pagan por estar un tiempo a solas. Unos años antes ¡Hagan sitio!, ¡hagan sitio! de Harry Harrison, publicado en 1966, relata temas sobre la sobrepoblación, la hambruna y presenta a la humanidad reciclando los cadáveres humanos para obtener alimento. J. G. Ballard crearía una trilogía de libros con El mundo sumergido (1962), La sequía (1964) y El mundo de cristal (1966) abordando las catástrofes consecuencia del abuso tecnológico e ignorancia ambiental, tratando temas como el agujero de la capa de ozono, la polución en el agua, la aniquilación de vegetales y animales.

Existe un nuevo género distópico basado en la lucha entre civilizaciones. El autor Cixin Liu ha popularizado una trilogía que comienza con El problema de los tres cuerpos, seguida de El bosque oscuro y El fin de la muerte. El argumento principal es la lucha de una humanidad distópica desde los años sesenta del siglo XX hasta más allá del S. XXIII. Esta sociedad oscura y deprimida recuerda mucho a las de las distopías tecnológicas o científicas, aunque la componente adicional de civilizaciones extraterrestres y los viajes por el espacio expanden aún más la visión pesimista del ser humano y lo lleva a nuevas dimensiones a niveles psicológicos y sociales.

Podemos clasificar la literatura y el cine que transcurren en sociedades distópicas según el papel que desempeña la sociedad en sí misma:

- Puras: Están basadas en complejos sistemas sociales, legales, económicos, culturales o políticos contra los que el protagonista lucha. Ejemplos de este tipo serían Nosotros, de Yevgueni Zamiatin, 1984 de George Orwell, Un mundo feliz de Aldous Huxley o V de Vendetta de Alan Moore y David Lloyd.

- Indirectas: La sociedad distópica es un escenario de fondo donde se desarrolla la historia. La trama que se describe no parte del enfrentamiento del protagonista con el sistema. Por ejemplo, en la película Blade Runner, dirigida por Ridley Scott, se trata de un conflicto personal de identidad. En Ensayo sobre la ceguera novela de José Saramago, posteriormente llevada al cine, se refleja la mezquindad, egoísmo y crueldad de las personas. En este tipo estarían todas las tramas postapocalípticas.

Nayibe Peña Frade, Profesora investigadora Universidad Autónoma de Colombia, clasifica la literatura y el cine distópico que describe las sociedades de masas en función del tipo de dominación política a la que están sometidas:

- Sociedades polares: Formadas por una élite dueña de los medios de producción y una gran masa de desposeídos que sólo tienen la fuerza de trabajo. Ejemplos de este tipo serían Neuromante de William Gibson, Leyes de mercado de Richard Morgan o Mercaderes del espacio de Frederik Pohl y Cyril M. Kornbluth.

- Sociedades religiosas: El poder es ejercido por un caudillo carismático que es proveedor y dominador absoluto de la sociedad. Por ejemplo Nosotros de Yevgueni Zamiatin y Los amantes de Philip José Farmer. Se puede incluir también el videojuego BioShock Infinite, de Ken Levine.

- Sociedades aparentemente dominadas por la ciencia: Garantizan la estabilidad eliminando el conflicto ya ofreciendo un bienestar absoluto, ya gracias a la manipulación psíquica de sus habitantes. Ejemplos: Un mundo feliz de Aldous Huxley, El fugitivo y La larga marcha de Stephen King y la trilogía Matrix de las hermanas Wachowski. También están los videojuegos de "BioShock" de Ken Levine.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Uno de los libros distópicos más relevantes e influyentes de la historia. Obra extraña y absolutamente inquietante ambientada en una suerte de purgatorio futurista demasiado real. Publicado en 1949, el libro ofrece una visión pesadillesca de un mundo totalitario y burocrático en el que un pobre hombre trata de encontrar algo de libertad. Orwell brilla por sus clarividencia para hablar de la vida moderna —la ubicuidad de la televisión, la distorsión del lenguaje— y por su habilidad para construir una versión tan definida de algo demasiado parecido al infierno. Sin duda, una las novelas más terroríficas jamás escritas.

Léelo con cuidado… sobre todo en estos días: un virus gripal creado en el laboratorio del Departamento de Defensa de EE UU se extiende por el mundo y provoca la muerte de la mayor parte de la población. Lo que queda después es un lugar sombrío, un mundo el que un puñado de supervivientes deben pararle los pies a un tipo que busca la aniquilación definitiva de la humanidad.

Su premisa es irresistible: una clase de estudiantes de secundaria viaja a una isla desierta para formar parte de un extraño programa estatal: allí se les proporciona armas y se ven obligados a matarse entre ellos hasta que sólo uno quede en pie. Criticada por su violencia explícita cuando se publicó por primera vez en Japón, esta novela ha terminado convirtiéndose en una obra de culto superventas; una alegoría de lo que significa ser joven en un mundo hipercompetitivo.

En el mundo en el que habita Beatrice Prior (en concreto, en una versión tenebrosa de Chicago), la sociedad se divide en cinco facciones, cada una dedicada al cultivo de una virtud particular: Los Sinceros (La Verdad), Los Altruistas (La Abnegación), Los Valientes (La Osadía), Los Pacíficos (La Cordialidad) y Los Inteligentes (La Erudición). Un día concreto de cada año, los jóvenes de 16 años deben seleccionar la facción a la que dedicarán el resto de sus vidas. Trilogía compuesta por Divergente, Insurgente y Leal.
En un futuro incierto, el asesinato del presidente de los EE UU y de la mayoría de los miembros del Congreso desembocó en una dictadura fundamentalista. En este régimen teocrático basado en los más estrictos valores puritanos, algunas mujeres –las Criadas– se ven forzadas a vivir como concubinas para dar hijos a sus señores –los Comandantes– y así mitigar los problemas de fertilidad a los que se enfrenta Gilead.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A sus 12 años, Jonas vive en un mundo aparentemente ideal. La sociedad que le rodea ha eliminado el dolor, pero también la profundidad emocional de sus vidas. Sin embargo, cuando se le asigna una tarea de por vida como Receptor de la Memoria, Jonas comienza a comprender los oscuros secretos que se esconden detrás de esta frágil comunidad. Primera entrega de una tetralogía que completan En busca del azul (2000), El mensajero (2004) y El hijo (2012).
Una parábola, una historia de moralidad, una parodia, un tratado político, una visión del apocalipsis… El señor de las moscas es todo eso y mucho más: un retrato cruel del fin de la inocencia. En las puertas de una guerra mundial, un avión se estrella en una isla inexplorada. Sobrevive al accidente un grupo de niños en edad escolar. Al principio, sin supervisión de adultos, los chavales celebran su libertad. Cuando el orden establecido colapsa (y el miedo a lo desconocido acecha), la aventura deviene en pesadilla y la esperanza de ser rescatados se esfuma.
Guy Montag es bombero en un mundo en el que los bomberos provocan incendios en lugar de apagarlos. Su trabajo consiste en destruir productos clasificados como ilegales por el gobierno: los libros y las casas en las que están escondidos. Montag no cuestiona la ruina que producen sus acciones… hasta que conoce a Clarisse, quien le habla de un pasado en el que la gente no vivía con miedo y decide unirse a un grupo de resistencia que se dedica a compartir obras literarias. Años después de publicarlo, Bradbury lo describió como una crítica a la forma con la que los medios de comunicación de masas reducen el interés por la literatura.
Ésta es la historia de un mundo sin hijos y sin futuro. Estamos en Inglaterra en el año 2021. Han pasado 25 años desde que los seres humanos se volviesen completamente estériles. La última generación en nacer es ahora adulta. La civilización se desmorona a medida que el suicidio y la desesperación se vuelven comunes. El historiador Theodore Faron pasa la mayor parte de su tiempo recordando tiempos mejores hasta que conoce a Julian, una mujer brillante que puede tener la clave para la supervivencia de la raza humana.
Un relato profundamente conmovedor ambientado en un futuro sin esperanza. Un padre y su hijo –"cada uno el mundo entero del otro"– caminan solos por una América abrasada. Nada se mueve en el paisaje devastado salvo la ceniza en el viento. Su destino es la costa, aunque no saben qué les espera allí. No tienen nada; tan solo una pistola para defenderse de los bandidos que les acechen a lo largo de su camino, la ropa que llevan puesta y un carro de la compra con algo de comida enlatada. Un ejemplo de la ternura que mantiene a dos personas vivas frente a la devastación total.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Stephen King dice que se trata de “una novela totalmente absorbente que te hará olvidar tu plataforma de streaming favorita durante unas cuantas noches”. No está mal, ¿verdad? Bueno, pues allá vamos: el mundo ya no es lo que era. La violencia armada, el desempleo y el cambio climático lo han convertido en un polvorín inhabitable. En medio de todo ese caos, Cloud, una poderosa corporación tecnológica, se erige como salvadora. No solo pretende vender a los ciudadanos cualquier cosa que necesiten, sino convertirse en un hogar para ellos. A cambio, tendrán que trabajar. El trato parece justo, pero las apariencias siempre engañan.
¿A quién quieres más, a papá o a mamá? Difícil, ¿verdad? Pues tan difícil como elegir entre la novela de Burgess o la adaptación fílmica de Kubrick. Mucho nivel, amigos. Estamos ante una fábula aterradora que camina entre el bien y el mal y aborda el significado real de la libertad humana. Lo hace a través de un icono –es mucho más que un personaje–: Alex DeLarge, un adolescente que que escupe jerga y lleva al extremo el rechazo a la sociedad burguesa que le rodea. Deslumbrante y transgresor, sin duda uno de los mejores libros distópicos jamás escritos.
En las ruinas de los extintos EE UU se encuentra Panem, una nación conformada por un Capitolio y doce distritos periféricos. El Capitolio mantiene a los distritos como una vela a base de obligarlos a enviar a dos de sus jóvenes a participar en los Juegos del Hambre anuales, una pelea a muerte que se retransmite en vivo por televisión. Por eso, Katniss Everdeen, de 16 años, decide dar un paso adelante para ocupar el lugar de su hermana en los Juegos. Saga compuesta por Los juegos del hambre, En llamas, Sinsajo y la aún inédita Balada de pájaros cantores y serpientes.
Un relato valiente sobre lo que significa ser humano escrito por un maestro; un misterio apasionante, una bella historia de amor, una crítica de la arrogancia humana y un examen moral de cómo tratamos a los vulnerables en sociedad. Hailsham parece un agradable internado inglés, lejos de las influencias de la ciudad. Sus estudiantes, capacitados en arte y literatura, se convierten en el tipo de personas que el mundo quiere que sean. Curiosamente, nadie les enseña nada del mundo exterior y apenas se les permite tener contacto con él. Un día, Kathy, Ruth y Tommy abandonan los terrenos de la escuela y se dan de bruces con la vida real.
En 2044, la realidad es un lugar horrible. Wade Watts sólo se siente vivo es cuando se conecta a Oasis, una utopía virtual creada por un tipo obsesionado con la cultura pop de los años 80. Antes de morir, éste ofrece su fortuna y el destino de su empresa al ganador de una elaborada búsqueda del tesoro a través de los rincones más inhóspitos de su creación. Para hacerse con el bote, Wade tendrá que lidiar tanto con otros despiadados competidores como con poderosos enemigos corporativos, quienes harán todo lo que esté en sus manos por hacerse con el control de la plataforma tanto en el plano virtual… como en el real.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Kavanagh arranca otra jornada más patrullando el Muro. Si tiene suerte, si nada sale mal, sólo le quedan dos años por delante. Lo mejor que le puede pasar es sobrevivir, abandonar el Muro y no volver a saber nunca más de él. Porque él anhela estar en otro lugar. Soportará el frío y el miedo noche tras noche; hasta que un día le da por preguntarse: ¿no sería interesante si sucediera algo, si tuvieras que luchar por tu vida? Emocionante e hipnótica novela (aún no traducida al castellano ) del autor de Capital.
El doctor Norman Niblock House es un ejecutivo de General Technics, todopoderosa corporación que busca la dominación global tanto a nivel económico como político. Bajo sus directrices, la empresa está a punto de tomar el control de un país en África. Donald Hogan es su compañero de cuarto, un ratón de biblioteca aparentemente tímido. En realidad, Hogan es un espía que está a punto de descubrir un avance en ingeniería genética que cambiará el mundo… hasta acabar con él. Todos sobre Zanzíbar ofrece una imagen tremebunda de un mundo superpoblado por miles de millones de personas; un lugar que muestra una sociedad decadente secuestrada emocionalmente por la tecnología, las drogas psicodélicas y el empleo doméstico de la ingeniería genética. Escrito en 1968, se ambienta en un 2010 terriblemente verosímil.
Publicada en 1932, es uno de los libros distópicos que le dan sentido al género; un texto en el que Huxley anticipa el desarrollo en tecnología reproductiva y en cultivos humanos, así como el manejo de las emociones por medio de las drogas. Ambientada en el futuro, el mundo de la novela está habitado por ciudadanos genéticamente modificados y basado en una jerarquía social en la que prima en la inteligencia.
Una historia poderosa y escalofriante que habla sobre pérdida de la libertad y la identidad en un mundo totalitario. V de Vendetta es también una opus magna del cómic, el trabajo que define a sus creadores: Alan Moore y David Lloyd. Ambientada en una Inglaterra que se ha entregado al fascismo, la trama captura tanto la naturaleza sofocante de la vida en un estado policial autoritario como el poder redentor del espíritu que se rebela contra la injusticia. Diseñada con claridad e inteligencia, esta novela gráfica retrata con profundidad y verosimilitud la batalla entre la opresión y la resistencia.
El día en que el gobierno decide que las mujeres no pueden pronunciar más de cien palabras al día, la doctora Jean McClellan se parapeta en su incredulidad; sigue pensando que algo así no puede suceder en los EE UU. Sin embargo, esa medida es sólo el comienzo. Con el tiempo, a las mujeres adultas se les prohibirá trabajar y a las niñas ya no se les enseñará ni a leer ni a escribir. Resulta sencillo encontrar similitudes entre El cuento de la criada y esta historia, la de una mujer que hará todo lo posible para protegerse a sí misma y a su hija en una América en la que la mitad de la población ha sido silenciada.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

NOVEDADES EDITORIALES