www.juezyverdugo.es --- contacto@juezyverdugo.es

 

10 - Junio - 2020
>>>> Destacado

 

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las estatuas dedicadas a personajes con un pasado relacionado con el racismo están siendo el blanco de las protestas contra la violencia racista originadas tras el asesinato de George Floyd. Y han llevado a las autoridades a plantearse su retirada. En Amberes (Bélgica), el ayuntamiento ha decidido retirar la estatua del rey belga Leopoldo II que ha sido objeto de ataques durante las manifestaciones contra el racismo y estudia que pase a formar parte de un museo local. Según informa la prensa local, el monumento será llevado al museo Middelheim, en principio para ser restaurado, aunque es posible que se quede como parte de la colección del museo y que no vuelva a su emplazamiento en la plaza del mercado de Ekeren, un barrio del norte de la ciudad.

Durante las protestas convocadas en Bélgica por la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la Policía de Minéapolis, la estatua del monarca fue atacada por los manifestantes que arrojaron pintura roja por encima y la dañaron con líquido inflamable, causando un importante destrozo en la efigie. El pasado domingo, la manifestación contra el racismo en Bruselas también acabó con ataques y pintadas contra estatuas de Leopoldo II. Su figura está en el centro del debate sobre la situación racial en Bélgica, debido a su gestión colonial y por ser considerado el principal responsable del genocidio cometido a finales del siglo XIX contra la población de Congo. En medio del debate racial suscitado por la situación en Estados Unidos, el Ayuntamiento de Bruselas anunció que estudiará una petición popular que ha recabado más de 20.000 firmas para retirar las estatuas y bustos del monarca. Las referencias al pasado colonial están presente en multitud de espacios públicos en Bélgica. Según estudios en la materia, al menos hay medio millar de estatuas, bustos, placas y nombres de calles relacionados con la colonización dispersos por todo el país.

Una situación parecida se está dando en el Reino Unido. El martes, miles de personas se concentraron frente a las puertas del Oriel College, uno de los centros educativos de la Universidad de Oxford, para exigir la retirada de la estatua dedicada a uno de los mayores personajes de la historia colonial británica, el supremacista Cecil Rhodes (1853-1902). El acto en las calles de Oxford ha sido secundado por casi una treintena de concejales laboristas que enviaron una carta a la Universidad de Oxford pidiendo la retirada de la estatua pues es "incompatible" con el "compromiso de la ciudad con el antirracismo". "La presencia de esta estatua en nuestra calle principal es incompatible con la orgullosa herencia internacionalista de nuestra ciudad y su compromiso con el antirracismo", dice el texto. Rhodes fue un empresario y político del siglo XIX que se hizo rico gracias a la explotación de los yacimientos de diamantes en Sudáfrica. Paradigma del capitalismo colonial africano, intentó sin éxito construir una línea de ferrocarril desde Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, hasta El Cairo, en Egipto, y creó el país que tras su muerte heredaría su nombre, Rodesia, las actuales Zambia y Zimbabue.

La reivindicación se ha producido días después de que en Bristol fuera arrojada al río otra estatua, la del comerciante y traficante de esclavos Edward Colston. "Nadie va a sentir su pérdida", dijo el alcalde de la ciudad, Mavin Rees, hijo de un inmigrante jamaicano. No fue la única. Los manifestantes en Londres escribieron a los pies de la estatua del antiguo primer ministro Winston Churchill las palabras "era un racista". Esta situación ha llevado al Ayuntamiento de Londres y a otros consistorios del Reino Unido en manos de laboristas a revisar las estatuas dedicadas a comerciantes de esclavos a fin de sustituirlas por monumentos que reflejen la diversidad racial y cultural del país. Este martes en la capital británica se retiró de su pedestal mediante una grúa la estatua del negrero escocés Robert Milligan, que estaba enfrente del Docklands Museum, cerca del río Támesis, para reflejar "el sentir de la comunidad", explicó la Fundación del Canal y el Río.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha anunciado que el ayuntamiento creará una comisión para revisar que las calles y los monumentos reflejen la diversidad de la ciudad y retirar los que estén relacionados con la esclavitud. La Comisión para la Diversidad en el Ámbito Público se encargará de comprobar todos los puntos emblemáticos, incluidos murales, obras de arte, nombres de calles, estatuas y otros monumentos, para después hacer una "serie de recomendaciones" y establecer mejores prácticas. "Es una verdad incómoda que nuestra nación y nuestra ciudad le deben gran parte de su riqueza a su papel en el comercio de esclavos y, si bien esto está reflejado en el ámbito público, la contribución de muchas de nuestras comunidades a la vida de nuestra capital ha sido deliberadamente ignorada", ha señalado Khan. Londres debe asegurarse de dar espacio a "los logros y la diversidad de todos" y también "cuestionar qué legados se celebran", ha añadido.

Sadiq Khan, el hombre que incomoda a Trump en Reino Unido. El alcalde de Londres, de origen paquistaní y musulmán, ha sido blanco de los ataques del Presidente de Estados Unidos.

En Richmond (Virginia, EEUU) los manifestantes derribaron la estatua del general confederado Williams Carter Wickham, mientras que en Bristol, echaron abajo y lanzaron al río la estatua del esclavista del siglo XVII Edward Colston. La figura de Winston Churchill en Londres también sufrió un acto de vandalismo. Y hace unos días, ocurrió algo similar en Boston, con la estatua dedicada a Cristóbal Colón.

En Richmond los manifestantes concentrados en el parque Monroe derribaron la estatua en la noche del sábado. Wickham era abogado, dueño de una plantación, político y general de caballería de la Confederación durante la guerra civil americana (1861-1865). La estatua data de 1891. En ese mismo parque -utilizado como hospital de campaña durante la guerra- hay otras dos estatuas dedicadas a personalidades confederadas, una de ellas a Fitzhugh Lee, general confederado y sobrino del mítico Robert E. Lee. El gobernador de Virginia, Ralph Northam, ha ordenado la retirada de una estatua de Robert E. Lee situada cerca.

En la misma línea, el viernes el Cuerpo de Marines de las Fuerzas Armadas estadounidenses anunció la retirada de todas las banderas confederadas. "Los acontecimientos actuales son un terco recordatorio de que no basta retirar los símbolos que provocan división, sino que debemos eliminar la división en sí misma", declaró el comandante de los marines, el general David H. Berger. La orden incluye objetos cotidianos como tazas, carteles o pegatinas de vehículos. "La bandera de batalla confederada ha sido utilizada por extremistas violentos y grupos racistas cuyas creencias causan división y no tienen cabida en nuestro Cuerpo", afirmó Berger.

Mientras, en la ciudad británica de Bristol, fue derribada otra estatua, la del conocido esclavista y político Edward Colston, motivo de polémica durante años, durante una manifestación antirracista en la que han participado unas 10.000 personas. Los manifestantes utilizaron cuerdas para rodear el cuello y tumbar la estatua de bronce de Colston, miembro de la Real Compañía Africana que habría transportado a 80.000 hombres, mujeres y niños como esclavos de África a América. Dedicó parte de su fortuna a obras benéficas en Bristol y tras su muerte, en 1721, se le dedicó una estatua que ahora ha sido derribada y arrojada al río Avon.

Las imágenes difundidas en redes sociales muestran cómo uno de los manifestantes puso la rodilla en el cuello de la estatua de Colston tras ser derribada, en una imagen parecida a la del policía que mató al afroamericano George Floyd el pasado 25 de mayo en Minneápolis y que está en el origen de la actual ola global de protestas.

La ministra del Interior británica, Priti Patel, calificó de "totalmente vergonzoso" el incidente. "El vandalismo es completamente inaceptable", afirmó Petri, que advirtió de que distrae de la causa real de las protestas. El historiador David Olusoga argumentó en declaraciones a la BBC que la estatua debería haber sido retirada hace mucho tiempo. "Las estatuas dicen 'este fue un gran hombre que hizo grandes cosas'. No es cierto. Fue un comerciante de esclavos y un asesino", apuntó. Una petición en internet pidiendo la retirada de la estatua había logrado 11.000 firmas.

Sobre este asunto se pronunció el hexacampeón mundial de Fórmula 1 Lewis Hamilton, que pidió a los gobiernos de todo el mundo que eliminen las estatuas de "racistas" que hicieron dinero vendiendo esclavos. "¡Nuestro país honró a un hombre que vendía esclavos africanos!", publicó Hamilton en las redes sociales este lunes aludienco a Colston. "¡Todas las estatuas de hombres racistas que ganaron dinero vendiendo ser humanos deberían ser derribadas! ¿Cuál es el próximo?", se preguntó.

Por otra parte, durante la manifestación antirracista de este domingo frente a la Embajada estadounidense en Londres, la estatua del primer ministro británico Winston Churchill fue atacada y en el pedestal un manifestante escribió: "era un racista".

Junto al pedestal se dejaron pancartas con mensajes como "El colonialismo británico es el responsable" o "¿Y si fuera tu hijo?" y se colocó otra con el lema "Las vidas de los negros importan" a la cintura de la estatua. En los vídeos difundidos en redes sociales se puede ver la estatua y un grupo de gente gritando consignas como "Churchill era un racista" y "Boris (Johnson) es un racista". Otro grupo de manifestantes parecía intentar proteger la estatua. De la rabia de algunos de los manifestantes de Londres no ha salvado ni Abraham Lincoln, el presidente de EEUU que abolió la esclavitud.

Bélgica, el fantasma del Congo.

David Van Reybrouck elude el rigor crítico en su búsqueda del juste milieu a la hora de valorar el reino de las tinieblas instaurado por Leopoldo II en el país africano entre 1885 y 1908 y su reproducción bajo la dictadura de Mobutu.

El racismo se sigue acentuando en los Estados Unidos, y a pesar de la pandemia del coronavirus, es evidente que el país norteamericano sigue sufriendo con la discriminación a los afroamericanos. El pasado lunes volvió a ocurrir un acto que ha causado gran indignación. Un hombre de 46 años llamado George Floyd fue detenido por un oficial al intentar pagar con un billete falso de $20 dólares, sin embargo, el policía lo terminó sometiendo e incluso puso su rodilla en el cuello dejándolo inconsciente a pesar de los gritos de "no puedo respirar".

La indignación ha sido total. Artistas y deportistas famosos se han unido a los reclamos que ha habido después del acto atroz realizado por aquel oficial, quien ya está siendo investigado incluso por el FBI. Marchas en Minneapolis durante el martes y miércoles por la noche bajo el lema "No puedo respirar" acusando la brutalidad policiaca.

Padre de una niña de apenas 6 años de edad, Floyd era un ex guardia de seguridad que de acuerdo con su hermana Bridgett, era temeroso de Dios, y lamentó la forma cómo falleció al señalar en medios locales que "todos tenemos nuestros defectos. Todos cometemos errores. Nadie es perfecto". Originario de la ciudad de Houston, Floyd era un amante del baloncesto y del fútbol. También se hizo un nombre en la industria del hip-hop, aunque no alcanzó tanta fama. Además, también había hecho de guardia de seguridad en el refugio para personas sin hogar Harbour Light del Ejército de Salvación, en Minneapolis.

"Es cruel cómo murió, se lo han robado a mi hija" señaló furiosa al Houston Chronicle, Roxie Washington, la madre de la hija de George, y que lamentó nuevamente la manera cómo actuó aquel oficial. "No tengo dudas de que George, como muchos otros trabajadores de albergues en nuestra comunidad, tenía un corazón que se preocupaba por las personas y nuestra comunidad" dijo por su parte, Brian Molohon, director de la organización benéfica mencionada. También era un gran amigo del ex jugador de la NBA, Stephen Jackson, quien también lamentó el fallecimiento del que él llamaba 'twin'. "Me enfurece tanto que después de todas las cosas por las que pasaste y de que te comportaste lo mejor posible, te sacaron así" escribió en su cuenta de Instagram.

15 grandes libros sobre racismo en EEUU escritos por quienes más saben.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

NUBE DE

ETIQUETAS

LIBRERÍA

RELACIONADA

FILMOGRAFÍA

RELACIONADA

NOVEDADES EDITORIALES