www.juezyverdugo.es --- contacto@juezyverdugo.es

 

Myanmar.
>>>> La bibliotecaria

NUBE DE

ETIQUETAS

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

29-Diciembre-2019

Myanmar o Birmania, oficialmente República de la Unión de Myanmar, es un Estado soberano del Sudeste Asiático. Limita con India y Bangladés al oeste, Tailandia y Laos al este, China al norte y noreste, y con la bahía de Bengala y el mar de Andamán al sur. Tiene una superficie de 676 578 km² y una población en 2017 de unos 54 millones de habitantes. Su capital desde el año 2005 es Naipyidó y su ciudad más poblada y anterior capital, Rangún. Tras su independencia de Reino Unido en 1948, el país fue gobernado por una dictadura militar desde 1962 hasta 2011, periodo en el que solo se celebraron elecciones en dos ocasiones. En 1990 la Junta militar del SPDC perdió los comicios de manera abrumadora ante la Liga Nacional para la Democracia. Ante tales acontecimientos, el gobierno ignoró los resultados. Como parte de un régimen de represión arrestó a líderes opositores. Después de diecisiete años, en 2007 la Junta militar se vio afectada por masivas protestas dirigidas por monjes budistas, que fueron brutalmente reprimidas. Para las elecciones de 2010, la Liga Nacional para la Democracia fue ilegalizada y no pudo participar al no expulsar de sus filas a los presos políticos, como lo pedía la junta militar. Desde marzo de 2018 el gobierno es liderado por el presidente Win Myint y por la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi como Consejera de Estado. El país es rico en jade, gemas, petróleo, gas natural y otros recursos minerales. En 2013, su PIB (nominal) se situó en US $ 56.7 mil millones y su PBI (PPA) en US $ 221.5 mil millones. La brecha de ingresos en Birmania se encuentra entre las más amplias del mundo, ya que una gran proporción de la economía está controlada por partidarios del anterior gobierno militar. A partir de 2016, Birmania clasifica 145 de 188 países en desarrollo humano, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Humano.

Nang Mwe San, una joven médica birmana, quiso cumplir su sueño de ser modelo, pero sus exuberantes posados en Facebook hicieron que perdiera su licencia para ejercer la medicina a mediados de 2019, lo que provocó una polémica en el conservador país asiático. "Realmente me entristece y disgusta porque aún quiero trabajar como médica en el futuro y trabajé mucho e invertí mucho tiempo para conseguir la licenciatura. Voy a tratar de conseguir mi licencia de nuevo", explicó la modelo de 29 años en la casa en la que vive con sus padres en el centro de Rangún, la principal ciudad del país.

Tras acabar la carrera, Nang Mwe San ejerció la medicina durante cuatro años y en su momento decidió emprender una carrera como modelo que incluye anuncios de televisión, portadas de revistas de moda y fotografías en Facebook en las que a veces posa con poca ropa y en actitudes que muchos encuentran excesivamente provocativas en la puritana Birmania, país de mayoría budista. "Mi ídolo es Kim Kardashian y me siento segura para ser yo misma. No me gustan otros miembros de la familia Kardashian, solo admiro a Kim porque fue la primera, así que me gustaría ser la primera médica que es también una modelo sexy", contó Nang Mwe San. Esta combinación no gustó al Consejo Médico de Myanmar (nombre oficial de Birmania), que le envió una carta notificándole que revocaba su licencia por considerar que sus fotos y vídeos "contravienen la tradición birmana", tras haber advertido a la joven el pasado mes de enero de que no podía dedicarse a ambas actividades.

De locos.

Desde el siglo III a. C. hasta el siglo XV d.C. los pegu, los ava, los mon y otros pueblos desaparecidos como los pyu se perpetuarían en dinastías y pueblos en guerras internas que abarcarían territorios relativamente unificados como el Reino de Pagan. Pero no sería hasta la dinastía Toungoo (1531-1752) que se inició un proceso que conduciría a la unificación del país, pasando por otras dinastías que mantendrían la unión. En el año 1519 los portugueses celebraron un tratado con el rey de Pegú, estableciendo factorías en Martaban y Siriam. Una tentativa portuguesa de emancipación fracasó en 1585, siendo destruida la ciudad de Ava. Pero en 1601 los peguanos son expulsados, y Ava es reedificada y elegida como capital del Imperio Unido. En 1612 la Compañía Británica de las Indias Orientales nombró agentes para este territorio e instaló factorías en Syriam, Prome y Ava. Un cazador de Mozzobo sublevó el país en 1753, y con el auxilio de los británicos, consiguió desterrar a los peguanos. Una vez proclamado rey con el nombre de Alaung-Phra, el antiguo cazador fundó Rangún y sumó a sus territorios Martaban, Tavoy y Tenasserim, muriendo poco después. El nuevo rey Bodau-Phra erigió su residencia en Amapura, ocupó Arakan y persiguió a los budistas. Con este rey Birmania llegó a un alto grado de esplendor. Durante el reinado de su nieto Phagydan, se eligió Ava nuevamente como capital.

La primera guerra contra los británicos tuvo lugar en el año 1824. El general Campbell dominó Rangún, pero sus tropas sufrieron grandes bajas. La paz de 1826 cedió al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda las provincias de Arakan y Tenasserim. En 1851 el virrey birmano de Rangún, ante la opresión de los comerciantes británicos, rompió la paz. De esta manera Martaban, Rangún, Prome y Pegú fueron ocupadas sucesivamente por las tropas británicas. La provincia de Pegú, o Baja Birmania, fue incorporada al Imperio británico de la India británica, eliminando al rey Meng-dan-Meng. Un forzado tratado de comercio anglo-birmano aseguró a los británicos la libre navegación del río Irawadi. Thibau, hijo y sucesor del rey derrocado, comenzó su reinado asesinando a todos los traidores de su familia. El enviado británico a la región, luego de sufrir varias humillaciones, fue despedido en el año 1879. De esta manera, el general Prendergast remontó el río Irawadi con una flota de guerra; conquistando los fuertes de Minhla, sitiando Ava y entrando finalmente en Mandalay. El rey Thibau se rindió y fue llevado a Madras, donde murió en la cárcel. En 1886 se anexionó definitivamente la Alta Birmania al Imperio británico de la India, nombrándose un jefe comisario. Diez años después el gobierno británico nombró para Birmania británica un gobernador.14? El gobernador británico Hubert Elvin Rance y Sao Shwe Thaik en la ceremonia de izado de la bandera el 4 de enero de 1948, día de la independencia de Birmania. Durante la Segunda Guerra Mundial Birmania fue ocupada por los japoneses, pero fue retomada por el Reino Unido en 1945. En 1948, el Reino Unido se vio obligado a conceder la independencia.

En 1949 se produjo una sublevación comunista dominada por el Gobierno de U Nu. Desde 1962 se impuso un régimen militar encabezado por el general, Ne Win, que derrocó a U Nu. Tras aprobarse una nueva Constitución, que definió al país como república socialista en enero de 1974, dos meses después Ne Win fue elegido presidente y reelecto en marzo de 1978. Dimitió en junio de 1981 y fue sucedido por el general San Yun aunque siguió al frente del Partido del Programa Socialista de Birmania. En agosto de 1988 estalló una revuelta conocida como Levantamiento 8888, que reclamaba la apertura política del país, sin embargo acabó con la formación de un Junta militar con el general Saw Maung a la cabeza.

En 1989, el gobierno militar fruto de un golpe de Estado en 1988, cambió el nombre del país por el de Unión de Myanmar. Este cambio fue y es rechazado por los opositores del actual gobierno, tanto dentro como fuera del país, quienes afirman que el gobierno no tenía la autoridad para realizar dicho cambio. El título de Unión de Myanmar es reconocido por la ONU y por la Unión Europea, pero rechazado por algunos gobiernos. En 1990 se llevaron a cabo elecciones libres por primera vez en casi 30 años, pero la amplia victoria del NLD, el partido de Aung San Suu Kyi fue anulada por los militares, los cuales se negaron a renunciar.

La importante minoría étnica karen fundó en 1947 la KNU cuyo brazo armado es el KNLA al mando de Saw Ba Thin desde 2000, partidario de negociar, la guerrilla cuenta con 7000 miembros. El KNU-KNLA no está involucrado en el tráfico de drogas como muchos otros grupos rebeldes y están dispuestos a abandonar las armas si el gobierno les da garantías políticas y obtienen beneficios políticos de la explotación de gas en su territorio.

Una de las figuras principales de la historia birmana del siglo XX fue el general Aung San, fundador del ejército y figura de la libertad. Aung San pasó de estudiante a activista. Su hija Aung San Suu Kyi fue premio Nobel de la Paz de 1991 convirtiéndose en icono de la democracia, la paz mundial y la libertad. La tercera figura de Birmania más reconocida del mundo es U Thant, que ocupó el cargo de secretario general de la Naciones Unidas durante dos períodos. Birmania sufrió también el terremoto del océano Índico de 2004. En la actualidad, ocurren numerosos enfrentamientos entre las minorías étnicas dentro del propio país y los habitantes aún viven en pobreza y la represión. Los militares violan, esclavizan, torturan y matan impunemente, a veces sólo por cantar canciones prohibidas. La represión militar se centra mayoritariamente en las minorías étnicas, como los karen.

Aung San, considerado como el Padre de la Nación de Myanmar de hoy en día.

El gobierno de Birmania ignora completamente los reclamos de los países vecinos, que piden abrir un proceso de democratización. Este proceso también es reclamado por Estados Unidos ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esta organización solicitó en numerosas ocasiones a las autoridades militares que liberen a la líder opositora y Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, que permanecía detenida bajo arresto domiciliario y en estricta custodia desde 1996. Finalmente fue liberada el 13 de noviembre de 2010. Fue recibida en la puerta de su domicilio por unas 3000 personas. Suu Kyi pasó 15 de los últimos 21 años encarcelada o privada de libertad, bien en prisión, bien en arresto domiciliario. Desde el 9 de junio de 2011, la ofensiva del gobierno contra el Ejército Kachin para la Independencia ha provocado miles de desplazados y muertos. El Conflicto en Kachin fue el conflicto más grande en Birmania durante 2012.

 
La cartografía de Freytag & Berndt goza de gran prestigio en todo el mundo. Son mapas de carreteras impresos a doble cara que incluyen planos de ciudades, índice de localidades, distancias en kilómetros, información turística y parques nacionales, todo ello en varios idiomas. Son mapas muy detallados y normalmente a escalas superiores a otros de la competencia, por lo que la información que suministran es detallada y abundante.
 
Aunque su situación personal y política ha cambiado mucho, conviene recordar que no hace demasiado la ganadora del premio Nobel de la Paz de 1991 sufría un leonino arresto domiciliario desde el año 1989. El libro, de hecho, recopila las aproximadamente cincuenta cartas que la autora y líder política birmana envió al periódico japonés Manichi Shinbun durante uno de sus confinamientos. En ellas, habla de las actividades políticas de su partido, la Liga Nacional para la Democracia (NLD, en sus siglas inglesas) y de la terrible situación de las libertades en Birmania, con presos políticos, torturas y arrestos ilegales prácticamente a diario, pero también contiene una perspectiva más personal, con menciones a amigos y colegas, o a las tradiciones festivas o religiosas del país. Para el recuerdo quedan muchos pasajes sabios y hermosos, pero ninguno como aquel en el que se refiere al alba, a “esa sensación de que el mundo yace en calma, vulnerable, esperando ser despertado por la luz del nuevo día que palpita un poco más allá del horizonte”. Un libro lleno de bondad y respeto por la vida, enormemente valiente en la defensa de la libertad y dignidad de un pueblo oprimido durante décadas y escrito desde la humildad y el valor de quien observa la injusticia y se revela. Simplemente imprescindible.

 

Expulsado de Myanmar (antigua Birmania), sin estado y sin apoyos, este pueblo lleva varias décadas sufriendo oleadas de violencia y ya no es bien recibido en ningún país. En la actualidad, en la vecina Bangladés, unos 900.000 rohinyás, la mayoría niños, sobreviven en Kutapalong, el campo de refugiados más grande del planeta, una megalópolis que ha triplicado su población en menos de un año. No pueden volver a Birmania ni labrarse un futuro en su país de acogida. Malviven en tierra de nadie, entre hambre y enfermedades, y dependen para todo de la ayuda internacional. Muchos querrían volver, pero la violencia contra ellos no ha cesado todavía.

 

Norman Lewis viajó tres meses por una Birmania que acababa de salir de la Segunda Guerra Mundial. Sus efectos estaban a la vista. Recorrió carreteras y ríos en transportes cargados de comerciantes, a veces escoltados por el Ejército. Pesaba la amenaza de una incursión comunista, alguna insurrección tribal o un asalto de bandidos. Y descubrió una tierra de deslumbrante belleza, de hospitalidad inquebrantable y con la espiritualidad a flor de piel. Una Birmania donde el director general de Prisiones citaba a escritores medievales ingleses, y el aliento budista alcanzaba incluso a las ratas. Para celebrar el ingreso de un hijo en un monasterio, se sucedían los espectáculos teatrales durante tres días. Todo lo recogió la mirada maravillada de Norman Lewis y lo fijó en un libro salpicado por destellos de humor y que exhala humanidad. Desde su publicación, Tierra Dorada figura en cualquier selección de las obras maestras del género. Con este nuevo título, la colección Heterodoxos se afianza como una de las colecciones de libros de viaje más exitosas de los últimos tiempos, donde cada nuevo título publicado ratifica su exquisitez.

 

Aunque, hasta donde sabemos, no se hayan traducido todavía al español, los libros de la controvertida escritora birmana Ma Thanegi, dirigidos en realidad a lectores occidentales o birmanos occidentalizados, son una muestra vívida (y en ocasiones deliciosa) sobre la realidad cotidiana de los birmanos. Escrito en inglés, y publicado por una editorial tailandesa, aún puede obtenerse a través de algunas plataformas online de compraventa de libros. Su estilo, exquisito en ocasiones, consigue atrapar al lector con la delicadeza de sus insinuaciones, consiguiendo ofrecer un relato sutil de la realidad birmana, excelente para paladares occidentales y que no renuncia a indagar en las contradicciones cotidianas del país y de sus habitantes, mucho antes de su reciente apertura al mundo.

 

Las Guías "Insight" contienen una sabia mezcla de texto histórico-cultural junto con datos prácticos, cientos de atractivas fotografías y detallados mapas distribuidos en secciones separadas por un código de colores para así poder disponer de una referencia rápida. La guía dispone de un práctico indicador en los versos de portada y contraportada para la rápida localización de los principales datos de interés. Consta de una introducción, una sección histórica y otra dedicada a los principales rasgos que definen los destinos y sus gentes. Ya en otra sección se detallan los principales lugares a visitar, así como algunos otros detalles de interés. Finalmente, existe un apartado dedicado a transporte, alojamiento, actividades y otros datos prácticos, incluido un pequeño léxico del idioma local. Los mapas se encuentran distribuidos a lo largo de toda la guía. Es de destacar la existencia de una sección de bibliografía recomendada. Se trata de una de las mejores guías de tipo histórico-cultural del mercado equilibrada con información práctica, disponible tanto en el original en inglés como en su versión en castellano (Guías Océano).

 

Mapa impreso a dos caras sobre papel resistente al agua. Además de las carreteras incluye detalles turísticos y datos sobre el relieve, como altitudes y picos. Se señalan también las carreteras adecuadas para todoterrenos, las distancias entre localidades, los parques nacionales y los lugares de interés. Incluye un índice de localidades, parques nacionales y reservas. La leyenda está en alemán e inglés. Un mapa con una cartografía fiable y clara y mucha información adicional.

 

Las Guías Azules están repletas de datos sobre alojamientos, transporte, comidas, etc. Escritas por autores españoles, incluyen también una introducción general al país, la descripción de los lugares más interesantes y algunos planos y mapas. Pequeñas, compactas y sin ilustraciones, son guías eminentemente prácticas.

 

Las guías Lonely Planet son muy populares, especialmente entre los viajeros independientes. Escritas en un tono informal y cercano, tienen un diseño muy fácil de usar. En ellas predominan los contenidos prácticos: como llegar a un lugar y moverse por él, qué ver y hacer, dónde comer y dormir, y muchos datos más. Los lugares señalados en el texto aparecen también indicados en los excelentes planos y mapas, que tienen fama de ser muy fiables. Unas guías para usar sobre el terreno y no perderse.

 

La autora decide reproducir los pasos de George Orwell y analizar su figura y su relación con el país. No se trata, sin embargo, de un simple libro biográfico, sino de un auténtico periplo en primera persona por Myanmar. Larkin, como antaño hiciera Richard Francis Burton para acceder a los secretos de La Meca, decidió emprender el estudio de la lengua birmana antes de poner rumbo hacia allí, lo que imprime al libro de una verosimilitud pocas veces vistas, siendo especialmente valiosos los testimonios en primera persona de los birmanos. En definitiva, un libro exhaustivo y ameno, repleto de reflexiones capitales sobre la memoria, la explotación y el ansia de libertad, y escrito con una altura literaria ciertamente notable.

 

El autor se embarca en un viaje digno de los mejores periodistas de guerra, recorriendo a pie las junglas de la Birmania septentrional y entrando en contacto con todos los actores políticos y militares del país: los rebeldes comunistas, la insurgencia kachín, las colonias ocultas de las etnias autóctonas del país, dominadas por la antigua Junta Militar, los magnates de la producción de opio del llamado “triángulo dorado”… La peripecia tiene su miga, pues Tucker, desconocido hasta la aparición de este libro, no es en absoluto un aguerrido reportero, sino un abogado estadounidense afincado en Inglaterra, aunque con una afición imparable por viajar. Obligado a improvisar para sobrevivir, se hará pasar por un periodista y acabará escribiendo un libro fascinante, ameno y riguroso, que contiene muchas de las claves para entender las complejidades de una sociedad como la birmana, un “mosaico de tradiciones y etnias”, en palabras del autor, “que no existe como conciencia de país único”; una sociedad subyugada durante décadas por un régimen opresor y opaco y obligada a luchar para sobrevivir.

 

El autor vivió todo un año en Myanmar acompañando a su pareja, una cooperante de Médicos Sin Fronteras destinada en el país, experiencia que nos narra con humor amargo en este cómic sencillamente imprescindible. En él, Delisle cuenta los paseos con su hijo pequeño por Rangún, la capital del país, los cuales aprovecha para observar la vida cotidiana de los birmanos con su humor y curiosidad habitual, sin obviar la crítica a una realidad opresiva y contradictoria de la que también forman parte muchos occidentales residentes en el país, centrados en proteger intereses de multinacionales petrolíferas o de otra índole. El libro fue escrito en 2011, año en que la capital del país se trasladó arbitrariamente a Naipyidó, ocasión que Delisle aprovecha para ilustrar (nunca mejor dicho), algunas de las absurdas obsesiones del poder birmano, como la superstición respecto al número 11 del general Than Shwe, por entonces al mando del país. Muy, muy recomendable.

 

LA REVISTA, y quizá no debería necesitar de presentación. Exigente, seria, profesional, bien escrita… Altaïr dedicó muchos años y esfuerzos a producir la que sin duda es la mejor revista de viajes que nunca haya habido en nuestro país, ofreciendo monográficos sobre infinidad de destinos, entre ellos Birmania, país al que dedicó un número extraordinario (como todos) en el ya lejano 2006. El monográfico ofrece información y textos de muchísima calidad, artículos y reportajes escritos en primera persona por viajeros de fuste, información detallada sobre clima, medios de transporte y otros aspectos prácticos indispensables para el viajero occidental y un sinfín de detalles, secretos y consejos que le permitirán aprender sobre el país, sus costumbres y su religión.

 

En los últimos días de la II Guerra Mundial, el sureste asiático está plagado de tropas japonesas, que exhaustas e incomunicadas, vagan sin rumbo acosadas por las fuerzas aliadas. En Birmania, una compañía singular, mandada por un capitán que en la vida civil ejerce la profesión de músico, es conocida por "La compañía de las canciones". Los soldados que la integran forman una masa coral que interpreta magistralmente canciones tradicionales. Tras entregarse a las fuerzas británicas, el cabo Mizushima, virtuoso intérprete del "arpa birmana", es enviado a una arriesgada misión de paz, tras la cual desaparece sin dejar rastro. "El arpa birmana", publicada en 1947 es una de las novelas más importantes del Japón de la posguerra mundial. Un poético y apasionante alegato antibelicista que supuso un mensaje de ánimo para una sociedad que entonces se encontraba desmoralizada. Una obra maestra.

 

Hablar de George Orwell es hacerlo de uno de los más grandes escritores del siglo XX, y también de un luchador incansable contra la brutalización de las sociedades por mor de los totalitarismos de todo signo. Escrito en su juventud, el libro filtra las experiencias de Orwell, quien estuvo destinado en Myanmar durante 5 años como Policía Imperial. Orwell, por supuesto, no hace prisioneros y atiza por igual a nativos y colonizadores, criticando las odiosas e irracionales costumbres de unos y otros y la inalterabilidad de la jerarquía en los juegos de poder, sin importar la etnicidad de sus jugadores. Curiosamente, los birmanos llaman a Orwell “el Profeta”, pues afirman que el escritor no escribió sólo un libro sobre Birmania, sino una trilogía, completada por Rebelión en la granja y 1984. Sea como fuere, Los días de Birmania es un libro triste, a ratos melancólico, que observa la vida con el desánimo de quien ve cómo las miserias del mundo se repiten interminablemente, aún es un paisaje hermosos adornado por “los arrozales, las aldeas resguardadas por tecas, las pagodas, los sacerdotes con sus túnicas amarillas, los búfalos nadando en los ríos por la mañana temprano, el palacio de Thibaw…”.

 

El autor viaja a Birmania desde la India atraído por los relatos sobre la magnificencia de la gran pagoda dorada de Rangún, con el sólo objetivo de contemplar el famoso monumento en todo su esplendor. ¡Y a fe nuestra que lo consigue! El relato, de apenas 56 páginas, se centra de hecho en una sola visita al templo (ese “algo único que fija y atrae la mirada”) efectuada un día al atardecer, momento en que el autor revive, como en un espejismo, los sueños de su infancia, influenciado por la intensidad de las sensaciones vividas. Pierre Loti es un viajero clásico, llegado casi de otro tiempo, que desde los 16 años se propuso dar la vuelta al mundo y lo hizo casi siempre navegando, visitando y escribiendo relatos y novelas sobre Egipto, la Isla de Pascua, Estambul, India, Persia, los templos de Angkor, Tahití… A la prosa de Pagodas de oro, impresionista y evocadora, la acompañan 32 fotografías antiguas de lugares birmanos, imágenes que acentúan el romanticismo que perfuma toda la narración y que se combinan a la perfección con la admirable habilidad descriptiva de Loti, quien mezcla sensaciones y recuerdos para ofrecernos un hermosos canto a la pagoda de Rangún y a las maravillas de la cultura birmana.

 

No existen datos fiables acerca de la fecha de su nacimiento, aunque sí se sabe que nació en Natmauk, entre 1914 y 1916 aproximadamente. Su vida, de la que tampoco se conocen muchos detalles, se caracterizó por la constante lucha que mantuvo con el Imperio Británico para lograr la independencia del país

Proveniente de una familia distinguida, Aung San se educó en un ambiente de resistencia contra la anexión del territorio birmano llevada a cabo por Gran Bretaña en 1886. En su etapa estudiantil participó activamente en los movimientos opositores y se involucró en la Unión de los Estudiantes de la Universidad de Rangún, de la que llegó a ser presidente. Junto a U Nu, otro de los grandes líderes del nacionalismo birmano, llevó a los estudiantes a organizar una serie de campañas huelguísticas a lo largo de 1936, motivo por el cual fue encarcelado varias veces. Tras su graduación, alcanzó el puesto de secretario general en la llamada We-Burmans Association, cuyo líder era Dobama Asiayone. Su activismo en el ámbito de la defensa de los postulados nacionalistas continuó a lo largo de los años de la II Guerra Mundial. Para conseguir establecer una Birmania independiente no dudó en entablar relaciones con el ejército invasor japonés, de cuya colaboración nació el llamado Ejercito de la Independencia de Burma, que actuó como cuerpo invasor en 1942. Las zonas de ocupación comprendieron la mayor parte del territorio, y Aung San ocupó la cartera de defensa en el gobierno de Ba Maw desde 1943 hasta 1945.

En ese momento, desconfiando de las promesas de los japoneses sobre su intención de conceder la independencia para Birmania al finalizar la guerra, Aung San retiró su apoyo en favor del mando aliado. La situación era complicada al acabar la guerra; de un lado, los japoneses se rindieron; de otro, la victoria británica supuso la continuación del sometimiento del territorio. Los británicos pretendieron además absorber dentro de sus fuerzas al ejército independentista, y ello tuvo como consecuencia que la mayoría de los altos mandos renunciasen a sus puestos. Así fue como se formó la Organización de Voluntarios, que aunque en apariencia era una asociación de veteranos, en la práctica fue un ejército político privado, utilizado como brazo fuerte de la lucha independentista.

Aung San llegó a ser líder en 1946 de la Liga Popular de Liberación Anti-Fascista (AFPFL), organización que él mismo había ayudado a crear en 1944. Gracias a esta formación consiguió alzarse como presidente. Un año más tarde, el Primer Ministro británico Clement Attlee concluyó el plan para hacer efectiva la independencia de Birmania, que en principio estaba proyectada para el 27 de junio de 1948, pero que finalmente se adelantó al 4 de enero del mismo año. En las elecciones de abril de 1947, el AFPFL consiguió una victoria espectacular. Sin embargo, los problemas de política interior, con facciones de poder enfrentadas, unido al ambiente de violencia descontrolada que se respiraba, desataron una campaña que acusó al AFPFL de ser una herramienta de los ingleses, porque Birmania no había renunciado a pertenecer a la Commonwealth (Comunidad de Naciones integrada por las antiguas colonias británicas). En julio de 1947, Aung San y seis miembros de su gobierno fueron asesinados en la Cámara de Rangoon durante una sesión parlamentaria. El que había sido su máximo rival político, U Saw, fue procesado años más tarde por su participación en las distintas matanzas que asolaron Birmania durante esos años. Cuatro décadas después de su muerte, su hija Aung San Suu Kyi emprendió una larga lucha por la democratización del país que no daría resultados tangibles hasta la convocatoria de elecciones generales en 2015.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

NOVEDADES EDITORIALES